Qué es el día de la Tierra, cuándo se celebra y por qué. A continuación te respondemos estas interrogantes y te contamos qué puedes hacer para celebrarla.

Conceptos como ecoturismo, alimentación consciente y conservación se escuchan diariamente en los medios de comunicación y en redes sociales. Estudiantes secundarios, universitarios y profesionales de variados ámbitos están preocupados por el futuro del planeta. Algunos dejan de comer carne, otros eligen reciclar su basura y hay quienes simplemente ya no compran productos en plástico. Sí, hay personas conscientes del impacto que tenemos los seres humanos sobre el planeta y que tratan de hacer algo al respecto, pero no son la mayoría.

Como respuesta al uso y al abuso de los recursos naturales por parte de las personas, es que la Organización de las Naciones Unidas declaró el 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra.

¿Qué se celebra en el día de la Madre Tierra?

Según la ONU el Día Internacional de la Madre Tierra se celebra “para recordar que el planeta y sus ecosistemas nos dan la vida y el sustento” La organización busca con este día asumir la “responsabilidad colectiva, como nos recordaba la Declaración de Río de 1992, de fomentar esta armonía con la naturaleza y la Madre Tierra”.

¿Cómo nació el día de la Madre Tierra?

El día de la Madre Tierra fue declarado hace sólo diez años, el 22 de abril de 2009, pero sus raíces vienen desde hace casi 5 décadas. En 1970 se inició un movimiento ambientalista en Estados Unidos donde 20 millones de estudiantes, profesores y ciudadanos salieron a las calles para exigir la creación de políticas que cuidaran el medio ambiente. En ese entonces se le llamó el Día de la Tierra, nombre que evolucionó a Día de la Madre Tierra cuando la Organización de Naciones Unidas lo rebautizó en honor al concepto que diversos países utilizan para referirse al planeta y las especies que lo habitan.

¿Cómo celebrar el día de la Madre Tierra?

  • Reducir nuestro consumo de plásticos, latas y envases que no podamos reutilizar. Lleva siempre contigo una bolsa reutilizable y una botella para rellenar cuando tengas sed. Reduce tu consumo de energía eléctrica, apaga las luces que no estés utilizando. No derroches el agua, cierra la llave mientras te lavas los dientes y arregla las goteras inmediatemente. 
  • Reciclar la basura. Separar la basura orgánica de la reciclable es un ejercicio que nos da conciencia sobre la cantidad de desechos que generamos. 
  • Reutilizar. Haz compost con la basura orgánica y úsalo para tu huerta o tus plantas. Reutiliza las botellas de vidrio como envases para aceite, agua, etc. 

Viva a experiência